Un inolvidable paseo en velero por la costa de Bizkaia

 

 

Paseos en barco en bilbao

 

Nuestro objetivo navegar a Vela toda la costa de Vizcaya y comprobar que la Vizcaya mas moderna y ultra transformadora, que ha sorprendido al mundo en su evolución Industrial y urbanística, convive con una Vizcaya tradicional, que para nada ha desaparecido, y que aun nos hace sentir como los vascos que hace tan solo pocos años divisaban y cazaban Ballenas desde sus pequeños e inaccesibles puertos pesqueros.

Nos embarcamos en el Puerto Deportivo de Getxo y empezamos nuestro paseo en barco por bilbao. Ya aquí nos encontramos codo con codo los palacetes de Neguri, reflejo del poderío industrial de los Altos Hornos de Vizcaya, Astilleros y pequeños puertos pesqueros como el de Arriluze y Puerto Viejo de Algorta.

 

Damos rumbo norte para superar los diques primero de Arriluce y luego de la Galea y ya comenzamos a disfrutar de los acantilados, que nos acompañaran durante nuestra travesía, y que son parte y origen de mucha de las aventuras que se han vivido en esta tierra

Estos acantilados y sus atalayas se suceden desde la Galea hasta Francia con las únicas excepciones de las desembocaduras de la Rías. Las atalayas cercanas a Bilbao servían para divisar a lo lejos la aproximación al Puerto de Bilbao de los grandes Veleros Mercantes y es aquí donde las numerosas Traineras se disputaban el trabajo de remolcar a estos hasta el Arenal de Bilbao

Nuestro primer faro a estribor es el Faro de la Galea y casi en nuestra proa vemos el Faro de Gorliz al cual daremos alcance al paso de nuestro primer cabo e isla Villano.
Una vez superado el cabo villano ponemos proa al Oeste y al poco tiempo divisamos la pequeña villa pesquera de Arminza con su imponente Atalaya en la falda del monte Ermua.

Esta Atalaya no se empleaba ya tanto para divisar barcos sino para divisar lo que fue en los siglos XIV y XV una autentica industria en estas costas “ La Ballena”. Y es aquí donde aparecen de nuevo las Regatas de Traineras, ya que la caza de la Ballena en estas costas se realizaba en estos frágiles Bateles y si bien todos colaboraban en su captura, era la embarcación que antes llegaba y acertaba con el arpón la que decidiría el reparto de la misma.

Paseos en barco por la ria de bilbao

En este punto nuestra próxima meta será llegar al Cabo Matxitxako previo paso por Lemoniz, Andiño y la Bahia de Bakio. Nos llama la atención la cantidad de aves marinas que divisamos en esta ruta Alcon Peregrino, Colimbo, Garceta Común, Garza Real, Martín Pescador, Cholito Gris, Numerosas Gaviotas Cabecinegras, Reidora, Patiamarilla, etc
Llegamos a San Juan de Gaztelugatxe y la Isla de Aketxe (isla de los conejos). Esta zona de la costa es agreste en ella el mar trabaja sin cesar erosionando la roca, areniscas y duras calizas de arrecife, y tallando en ella túneles, arcos y cuevas.
Ya en el cabo Matxitxako, bajo su faro, observamos la entrada del acantilado en el mar y nos hace imaginar como será el suelo en las profundidades de estos mares. Y es que los acantilados se suceden bajo nuestro mar y nos encontramos con dos plataformas continentales separadas por una amplia llanura abisal con una profundidad máxima de 2.789 m.

Las paredes de estos accidentes geográficos submarinos son el hábitat de numerosas especies de peces y en sus aguas hay nutrientes en abundancia. De hecho, esta es la zona donde se pescan bonitos, atunes, sardinas y boquerones. Tanta abundancia de pesca hace que la zona sea un lugar donde acuden los cetáceos, de los que se han identificado 27 especies distintas, según un grupo de expertos británico. Ballenas azules, rorcuales, cachalotes, ballenas jorobadas, orcas, zifios y todo tipo de delfines encuentran en estas aguas su sustento. Es difícil hablar de cifras pero según la época del año la cantidad de Cetaceos en estas franjas submarinas podría oscilar entre los 2.000 y 20.000.

Superando la Tala de Bermeo nos encontramos La isla de Izaro, peña de Ogoño y toda la reserva de Urbaibai.
Sorteamos Ogoño para recalar en la villa Elantxobe. Su puerto perfectamente protegido de los vientos y la mar predominantes de Noroeste, su salida a altamar es inmediata y el avistamiento en su Atalaya sobre peña Ogoño es espectacular. Hoy que ya no queda prácticamente actividad pesquera profesional nos quedamos maravillados de la belleza de este pueblo, de sus aguas cristalinas y de la paz que nos hace sentir. Pasamos la noche protegidos en este precioso puerto y a la mañana siguiente según partimos de su puerto ya lo echamos de menos.

Nuestra ruta sigue y nuestro próximo destino será Lekeitio y es así que ponemos proa al Faro de Santa Catalina.
Como las condiciones de viento nos favorecen superaremos la Plataforma de La Gaviota para tratar de divisar algún Cetáceo, nos acercaremos a Ea, una localidad tan pequeña como su propio nombre, visitaremos los puentes de Ondarroa…….

Al atardecer arribaremos a Lekeitio, este pintoresco pueblo bien merece un paseo, un baño en sus playas y un buen descanso en las aguas de su precioso puerto.
Ya he hemos cubierto la costa de Vizcaya pero aun nos queda parte de lo mejor porque ¡¡Aun tenemos que volver y a Vela!!.

De mañana y tras desayunar tranquilamente en nuestra embarcación, volvemos a desear que tengamos buen viento, que ojalá veamos delfines, que quizás nos demos un baño en San Juan de Gaztelugatxe y que fondearemos en la Bahía de Gorliz y que nuestra costa sigue siendo virgen y que somos afortunados y que volvemos a casa